Los mágicos lugares de la Cordillera de los Andes

     0votes

Un espacio fascinante de América.

Concentra la mayor biodiversidad del planeta, de la cual, un tercio aproximadamente corresponde al territorio chileno.

Esta enorme superficie, con sus diversas condiciones ambientales y de microclimas, junto con transformar a este gran ecosistema de montañas en una fuente de gran riqueza biológica. Sus zonas altiplánicas, salares, estaciones de esquí, montes y volcanes la convierten en uno de los más notables atractivos de América para los amantes de la naturaleza, aventura y el deporte.

En el Norte Grande, este sector de Los Andes denominado como “Los Cielos de América”, corresponde a la zona más ancha de la Cordillera de los Andes, con alturas que superan los 6.000 metros.

Entre los atractivos del sector, destaca el Lago Chungará en el Parque Nacional Lauca, donde habita casi un tercio de las 600 especies de aves existentes en Chile, entre otros los flamencos andinos, los más grandes de su especie. Los poblados de Huasquiña, Chusmiza e Isluga, entre otros, en el Parque Nacional Volcán Isluga, y el mítico San Pedro de Atacama, reconocido como una de las mayores maravillas del Norte Grande.

En el Norte Chico las alturas se mantienen similares a las de más al norte, en donde los nevados San Francisco, El Fraile, Incahuasi, Tres Cruces y Ojos del Salado se elevan sobre los 6.000 metros, siendo Ojos del Salado, con sus 6.893 metros el volcán más alto del mundo y la cumbre más alta de América del Sur.

El Valle del Elqui, es uno de los lugares más visitados, considerado un polo energético por las comunidades que realizan actividades esotéricas.

Posee atractivos turísticos, como la Casa Museo Gabriela Mistral, el observatorio astronómico educativo Mamalluca y la mayor producción de pisco, producto ícono nacional, favorecida por sus largos períodos de sol durante todo el año.

Al sur del Valle de Elqui, se encuentra el Valle de Río Hurtado; con acceso desde la ciudad de Ovalle, o desde Vicuña mediante la Ruta Antakari que cruza por varias localidades con impresionantes vistas a las plantaciones de parronales y papayos que contrastan con el árido paisaje del valle.

La ruta pasa por el Fundo La Compañía, donde es posible observar aún en pié una Iglesia Jesuita que data del siglo XVII, y por el Portezuelo Mirador Valle del Río Elqui.

Desde donde se obtiene una fabulosa panorámica del valle de Vicuña y hacia el sur dos cúpulas correspondiendo al Observatorio Géminis, ubicado en el cerro Pachón.

La ruta continúa por parajes típicos de la zona semiárida, con la presencia de diferentes tipos de flora, destacando cactáceas, árboles, arbustos y algunas herbáceas.

Con vista a la cúpula del observatorio Tololo, a orillas del camino se advierte la presencia de cabras, de cuya leche se elabora uno de los productos más típicos del lugar: el manjar o dulce de leche de cabra.

Un hermoso paisaje de contrastes, originado por las plantaciones, las diversas tonalidades de los cerros que enmarcan el valle y el azul de uno de los cielos denominado como uno de los más limpios del planeta; que durante la época de invierno se cubre de nieve para dar vida a uno de los más increíbles paisajes de indescriptible belleza.


Comentarios sin habilitar.


Página inicial / Volver arriba



Guía de hoteles, arriendo de cabañas, hospedajes, hostales, bread & breakfast y residenciales. El directorio de alojamientos turísticos más conveniente de Chile.